Cuando volvieron de allí, empezó esto.

El derecho al delirio.

“Cuida bien tus estrellas mujer, cuida bien tus estrellas”

Archivos

Entradas recientes

am Written by:

3 Comments

  1. 3/15/2008
    Reply

    A mí es que esa frase, sabiendo de dónde venimos, cómo nuestros atomillos fueron creados en estrellas y estrellas, me despierta una cosa panteísta y mística de cuidado.

    Y a mí es que esa frase, siendo como soy un tipo miserablemente literal, me mete en la cabeza la imagen de pastores de estrellas, vigilándolas, palito en mano y perro peludo a la vera, con una sonrisa de hierba, una brizna feliz en los labios. Y verlas arder, hidrógeno haciéndose helio en las jovenzuelas, helio convirtiéndose en materiales más pesados en las mayorzotas, y sonreír, sabiendo qué sale de ellas, que algún día algunas explotarán como supernovas, y brillarán más que la galaxia en la que rumian y dan vueltas, y llenarán el espacio con más material para que se forme más vida.

    Qué bonito es el mundo, y qué bonito el vídeo.

  2. 3/15/2008
    Reply

    Una vez, un trabajador del ayuntamiento de Huatusco me dijo: yo, si me muero, no quiero cielo cristiano, quiero que me pongan a cuidar estrellas. Y también me lo imaginé como tú.

    También es una canción y el final de todos los emails de una amiga:

    “No puedo dejarte de ver
    arañando el silencio con tus ojos
    tratando de decir algo que las palabras
    nunca hubieran dicho mejor.
    Aquella mirada
    era el resumen de la noche posado en tus ojos
    con su lluvia, su viento y tu miedo al mar
    y aquel sueño que te conté.

    No puedo dejarte de ver
    describiendo una estrella descubierta por mí
    en tu erótica constelación
    que no cabe en los mapas del cielo.
    Tu mano dibujando en el aire
    era capaz de ponerle colores
    al espacio vacío que se llenaba
    con la luz de la estrella brillante.

    Cuida bien tus estrellas, mujer
    cuida bien tus estrellas,
    cuida bien tus estrellas, mujer
    cuida bien tus estrellas.
    Cuida bien tus estrellas, mujer.

    No puedo dejar de decir
    que hay idiomas perfectos por descubrir
    y que son olvidados frecuentemente
    en el tedio del tiempo
    y hay que buscarlos,
    porque los barcos y las piedras
    tienen abecedarios mejores
    para demostrar que son bellos sencillamente
    sin palabras o esquemas.

    No puedo dejar de decir
    que esta triste canción a tu lado oscurece
    que quizás este sea el último misterio
    que mirarán tus ojos nacer de mis manos,
    pues es tarde quizás para mí
    y Caín me ha marcado sobre la frente
    pero quiero alertarte de un gran peligro
    y quisiera encenderte esta frase en la mente.

    Cuida bien tus estrellas, mujer
    Cuida bien tus estrellas
    Cuida bien tus estrellas, mujer
    y que nunca las pierdas.

    (1969)
    ‘Judith’
    de Silvio Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *